De ESCULTURAS y ESCULTORES

Del 9 de octubre al 5 de noviembre de 2020

Lluis Cera

Escultor, de los grandes, de los originales, de los que cuando has visto una pieza no hace falta ver ninguna más, su obra y originalidad se te queda para siempre grabada en la memoria.
Con su calidad y su técnica te hace creer que la materia es deformable que la puedes apretar o arrugar sin ningún problema y que la puedes coger y le puedes hacer un nudo con una barra maciza de hierro y que te quedará sencillamente bien en el primer intento. Pero lo más difícil siempre es lo que parece más sencillo….
Este binomio mármol y hierro y esta interacción entre la magia de la forma, la dificultad de la pieza y el espectador es excepcional, ya que la pregunta siempre es obligada: Cómo lo ha hecho??

 

Josep Bofill Moliné

Barcelona, 1942, es un escultor, pintor y dibujante. Se inscribió en la Escuela de Artes y Oficios (Escuela Llotja) de Barcelona en 1958, de la que se licenció con diploma de honor. En 1983 realizó una «Alegoría de San Jorge» para el Palau de la Generalitat, en Barcelona. Desde entonces, ha participado en numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, nacionales e internacionales. Sus obras se pueden encontrar en instituciones públicas y privadas, museos y colecciones privadas, como el Museo de Cidade de Almada, la Fundación Vila Casas o el Círculo del Liceo en Barcelona, la Diputación de Barcelona o la Generalidad de Cataluña. También ha creado esculturas públicas que se encuentran, entre otros lugares, en Girona y Vallromanes, en la Plaza de San Braulio de Zaragoza o, fuera de España, en Suiza, entre otros. Josep Bofill trabaja con una gran variedad de materiales, como la resina o el cemento, metales como el hierro, bronce o el acero inoxidable, fotografías y pinturas. También ha introducido la iluminación en sus esculturas, y el uso de diodos LED, a veces de forma interactiva, en sus esculturas y pinturas, buena parte de las cuales están realizadas con técnicas mixtas.

CODERCH & MALAVIA

La creación de una obra de arte entre dos artistas resulta complicado, ha de existir una predisposición que permita que dos personalidades encajen artísticamente. Una sola voz sin ego, dos sensibilidades que dialogan; cuatro manos, las de Joan y Javier, capaces de desarrollar piezas que se mueven entre la ensoñación y la realidad. El proyecto que une a estos dos artistas es poco común, tan honesto y auténtico como sus obras.
Joan Coderch nació en Castellar del Vallés, Barcelona (1959) y se licenció en la Facultad de Bellas Artes de Barcelona en 1984.
Javier Malavia nació en Oñati, Guipúzcoa (1970) y se licenció en la Facultad de Bellas Artes de San Carlos, (Valencia) en 1993.
Su andadura individual como escultores los llevó a coincidir en los talleres de una gran empresa dedicada a la producción artística. Allí descubrieron sus afinidades y coincidencias tanto en el terreno artístico como en el personal. Y, finalmente, en el año 2015, deciden embarcarse en este proyecto que los llevará a acercarse a diferentes maestros de referencia en el mundo de la figuración, tales como Maillol, Rodin, Marini y Bourdelle.
Así, el centro de su discurso estético es el ser humano, su material el bronce y su búsqueda la excelencia. A partir de modelos del natural las piezas escultóricas se muestran no solo como un resultado figurativo, sino como la exploración de diferentes actitudes humanas frente a la vida. El espectador de las obras de Coderch & Malavia tendrá la fortuna de disfrutar del encuentro entre estos dos conceptos, figura y actitud, haciendo siempre de la experiencia artística algo tan único y singular como especial.
Pese a su corta trayectoria, Coderch & Malavia, han participado en múltiples exposiciones colectivas e individuales, obteniendo varias selecciones y reconocimientos en concursos tanto nacionales como internacionales. Sus obras forman parte de museos y colecciones particulares en distintos países de los cinco continentes.
Joan y Javier viven y trabajan actualmente en Valencia.
Descubre sus esculturas en Blanes , L’Arcada Galeria d’Art.

James Mathison

El hombre y su existencia ha sido un tema ampliamente estudiado a lo largo de la historia en todos los ámbitos de la filosofía, la ciencia y la cultura en la incansable preocupación de encontrar respuestas a tantas preguntas que no la tienen. Los artistas no han quedado al margen de estas reflexiones y nos han llevado a lo largo de los siglos obras que nos proponen un diálogo del hombre y su relación con el mundo espiritual.
James Mathison escultor nacido en Caracas 1966 ha trabajado una gran parte de su vida creando obras de una belleza inquietante y serena, ahora os invitamos a descubrirlo.
Sus cabezas son un signo donde las palabras y la materia se unen, en sus esculturas el lenguaje está literalmente incorporado y forma parte de un todo basado en textos poéticos y filosóficos, una búsqueda que coincide con la fascinación por la caligrafía. La fuerza gráfica de sus palabras imprimen una marca en la superficie, convirtiéndose en un tatuaje en la que cada frase es un camino.